LIBRO ONLINE 01

Libro Ecologenia

ECOLOGENIA Política Natural ®

Gabriel Silva
Quinta edición. Product ID  (lulu.com) 24425576

Tres libros en uno: Ecologenia (Política de Urgencia Global), Econogenia (Economía de la Ecologenia) y Constitución Asamblearia en edición corregida y mejorada.

Este material puede ser traducido, copiado total o parcialmente en acuerdo escrito físico o electrónico con el autor.

Internet puede ser censurado por los poderes fácticos, pero por ahora, al momento de edición, se encuentra en formato impreso AQUÍ:

   NOTA PRELIMINAR del Autor:

            Existe una Verdadera Política, tan Natural como el mundo, producto de la verdadera Naturaleza Humana, que permitió el desarrollo de innumerables civilizaciones y que se aplicó durante muy extensos períodos en la historia de la Humanidad, por ser lógica, benigna en todo lo que hace a un Ser Inteligente. Es una “cosmovisión” en realidad muy sencilla, nada rocambolesca, que puede comprender cualquier persona en cuanto se sumerge un poco en la visualización del tipo de sociedad y de mundo del que le gustaría formar parte. Para comprenderla es necesario entender la realidad global, integral, y al mismo tiempo los pequeños detalles que hacen de la política visible en los medios de comunicación, una burla a la Inteligencia Humana. El Movimiento Ecologenia Mundial está formado por personas valientes y decididas, determinadas en el destino de despertar consciencias, liberarlas de los engaños e indicarles el camino para el rescate de la civilización, lo cual no es complicado cuando la masa humana es instruida en la verdadera Ciencia Política y se convierte en verdaderamente Humana. Quizá baste una única frase, una clave magistral de pocas palabras, para que los Lectores comiencen a entender, y que sea la guía para todo el proceso del aprendizaje: “Sólo dando preeminencia al bien común, se asegura el bien individual”. Esto no nos convierte en abejas ni hormigas, sino en solidarios, altruistas, respetuosos y servidores ejemplares, porque somos “pensantes”.

      Este volumen contiene los tres libros básicos de política global destinados a servir de guía para el cambio que la humanidad exige: “Ecologenia, Política De Urgencia Global”, “Econogenia (Economía de la Ecologenia)” y la “Constitución Asamblearia”, a modo de guía para un Gran Cambio, en el que los Lectores pueden comenzar a participar YA MISMO. Algunas partes han sido enriquecidas con detalles prácticos y la utilidad de este libro sólo dependerá de la sinceridad y la voluntad de los nuevos líderes que se instruyan con este escrito. Algunas aparentes utopías, podrán verse en su factibilidad siguiendo los pasos indicados aquí.

     La gran mayoría de los grupos de reacción política que se suponen “indignados” ante el sistema de esclavitud económica, financiera y mediática global, han sido infiltrados y manipulados -y en algunos casos creados- por agentes al servicio de los poderes gobernantes globales. El contenido de este libro ha de servir a los verdaderos indignados, para dejar de serlo y pasar a ser determinados, es decir auténticos realizadores de la política que la mayor parte de la humanidad merece o cree merecer, pero que en realidad todo el mundo desea y no vislumbra el camino para desarrollarla y acabar con la esclavitud económica, la miseria, las guerras y la perversión de valores.

    Se ha evitado en lo posible la repetición de los conceptos, pero algunos que se presentan reiterados, no lo son tanto como se debería, toda vez que estos libros no sólo tienen por objeto guiar a los nuevos líderes en el terreno práctico, sino también abrir la conciencia de las masas para que contribuyan con su empuje y vitalidad, a concretar lo que, en cada país, la dirección Ecologenista vaya determinando. Esa dirección requiere -si se desea un cambio real de paradigma político- de la participación consciente de la multitud, no de la mera expectación y espera. En la política, la “esperanza” de los pueblos, es un arma más en manos del enemigo de la humanidad. Hay que reemplazarla por la “DETERMINACIÓN”.

     Los símbolos del Movimiento Ecologenista Mundial son la estrella de ocho puntas llamada iepum, que representa al Sol, al Ser Humano en movimiento armónico, los Ocho Principios Metafísicos (Amor, Vida, Verdad, Inteligencia, Unidad, Principio, y es el símbolo específico del Principio Inteligencia. También es la primera de las Runas Nórdicas. Posiblemente, el símbolo más antiguo de la Humanidad. Representa en sí, todos los altos valores de la Naturaleza.

    El Trébol de Cuatro hojas, formado por ocho corazones. El corazón como símbolo del Amor, no es ajeno a la auténtica política. Sin Amor no se tiene otra política que la de la esclavitud.

    Puede entenderse como el retorno a la vida armónica y al equilibrio de las emociones.

            LA ECOLOGENIA es una forma de vida, aunque hay una forma de gobierno Ecologenista. Puede definirse como la suma armónica de Conciencia Ecológica, Política Natural con Economía Natural, Demografía y conocimiento masivo de las Leyes Naturales.

            Le dejaremos dos preguntas cuyas respuestas tiene sólo Usted. ¿Cómo le gustaría que fuese el mundo? y ¿Qué clase de mundo les dejaremos a nuestros hijos?… Claro que también cabe preguntar a los padres: ¿Qué clase de hijos le dejarás al mundo? Educarlos para convertirlos en aquellas personas que se desea que sean, empieza por comprender profundamente la cosmovisión Ecologenista.

ESTE LIBRO PUEDE SER AMARGO EN LA BOCA
PERO SERÁ DULCE EN LAS ENTRAÑAS.

            Para comprender la Política de Urgencia Global, primero debe tener muy clara la situación actual del mundo.

            Que la Primera Parte no le haga pesimista, aunque algunas cosas de la que le cuesta enterarse, le revuelva de asco. No le pedimos que crea en nada, sino que, a pesar de sus convicciones e ideas, a pesar de su fe religiosa y sus criterios personales, a pesar de que crea estar muy bien por su situación económica actual e incluso si ocupa un cargo de poder, lea hasta el final y saque sus conclusiones libre de dogmas y prejuicios. Lo amargo en la boca (el conocer la Verdad que podrá dilucidar por si mismo) se hará dulce después, cuando sepa que hay modos de librarse de la culpa, de la hipoteca, de los miedos y de la incertidumbre… Y de otras desgracias que casi todo el mundo padece creyendo que son “cosas naturales”. Sin la comprensión total del problema, no es posible hallar la solución. La creación de un mundo mejor se hará sobre las ruinas totales de éste, o podemos cambiar inteligentemente el rumbo político, para que el cambio no sea un trauma. Depende de la cantidad de personas que se sumen a esta Alternativa.

“Conoced la Verdad, porque sólo ella os hará libres”. (Iesus el Esenio)

PRÓLOGO DE PEPÓN JOVER

            Hace aproximadamente tres años que empecé a despertar a la verdadera situación de nuestro planeta y civilización, y confrontarme con la mentira en la que vivimos. Hasta la fecha considero que estaba bien dormido a pesar de mi gran recelo al sistema; no me gustaba, pero no sabía por qué. Mi camino personal había transcurrido únicamente por lo interior, eso sí, con gran intensidad. Este mismo camino de despertar interno (¿quién soy?) me llevó a un despertar externo (¿dónde estoy?), haciéndome sentir que había terminado el periodo de contemplación. Era necesario pasar a la acción. En esa acción, la vida me trajo múltiples oportunidades para abrir ventanas y mirar fuera de casa. En una de ellas, me encontraba en uno de los aeropuertos de Londres para regresar por Navidad a Barcelona. Lo que viví me puso los pelos de punta y me entristeció tanto que al subir al avión sentí como se me encogía el corazón. ¿Pero en qué mundo vivimos?, ¿qué está pasando?, “yo no quiero este mundo para las próximas generaciones…”. Algunos os podéis imaginar… los procesos de control de seguridad del aeropuerto estaban militarizados y no me hicieron quitar los pantalones porque la cola era muy larga. Hoy, como en Manchester, ya tienen máquinas de rayos X que nos quitan los pantalones y todo lo demás por nosotros! Eso sí, todo por nuestra seguridad…

            En conjunción con esta experiencia, estaba el libro editado por George Green “Manual para el nuevo Paradigma”, en el que mi mujer, leyéndolo por aquel entonces, insistía que todo lo que se describe en él era real. Hoy todavía sonrío cuando me recuerdo a mí mismo diciendo que era exagerado, que no podía ser, que era paranoico… sonrío, por mi inocencia e ignorancia, y porque se quedaba corto! Me puse a hacer los deberes e investigar lo que decía el libro paralelamente, y para mi asombro, la oscuridad no tenía límites! Por otras fuentes encontraba lo mismo. Al sacar algo de esa oscuridad me daba cuenta que siempre había algo enlazado, y así fui tirando del hilo hasta que me cayó gran parte del pastel encima. Expresiones como, “que barbaridad”, “que horror”, “pero dónde estamos viviendo”, “qué es esto”, “qué podemos hacer”, “esto lo ha de saber todo el mundo”, y sintiendo en muchas ocasiones como el corazón se nos encogía de ansiedad y angustia al descubrir la mentira, corrupción, manipulación, las atrocidades de nuestra historia y las que se están cometiendo actualmente en nombre de la democracia y la libertad de los pueblos…

            Evidentemente desde entonces, mi visión de la vida, la realidad y el mundo en el que vivimos no tiene nada que ver con el mundo en el que creía estar viviendo antes, y ahora sé porque no me gustaba el sistema.

            Cuando me llegó la información de que el día 3 y 4 de Octubre se iba a celebrar en Barcelona una conferencia de más de 20 horas sobre muchos de los temas que habíamos descubierto a lo largo de estos años, me alegré mucho. Básicamente porque a excepción de los congresos de Ciencia y Espíritu que se celebran en Barcelona, no había oído de ningún congreso o conferencia que se dedicase a informar, denunciar y aportar soluciones ofreciendo una perspectiva global integrada de los temas más importantes. Gabriel Silva, psicólogo, arqueólogo, científico e investigador de los beneficios de las pirámides, iba a ser el ponente invitado. Nos atrajo la conferencia, aparte de por la temática, por haber visto a Gabriel hablando en un video que habíamos comprado años atrás sobre las pirámides de Egipto, el cual encontramos fascinante!

            Sería muy extenso hacer un recorrido por la temática presentada, para el lector que no estuviese mejor informado, dada la gran cantidad de material y la complejidad del mismo. No obstante, estoy de acuerdo con los organizadores en que tomar partes sueltas del mismo podía generar interpretaciones malas tanto sobre el tema como sobre el ponente. Cuando se desnuda al rey y se muestra directamente la mentira en la que estamos viviendo, produce, inevitablemente un shock a todo aquel que oye por primera vez ciertas informaciones. Se produce lo que en psicología se llama “disonancia cognitiva”, una fricción entre esquemas de la realidad que incomodan al que lo experimenta, negando la información de entrada como mecanismo de defensa que produce ansiedad, rabia, violencia. Es necesario un proceso de asimilación y reestructuración de la realidad en la que creemos estar viviendo.

            Todo esto es fácil escribirlo, y se escribe rápido, pero las implicaciones que tiene son inimaginables! Toda la teoría de la evolución de Darwin, las teorías científicas actuales y sus tecnologías derivadas, el origen de la vida, de Dios, de nuestra naturaleza, del propósito de la vida, del sentido del trabajo y nuestro lugar en el Universo, se ven truncadas inmediatamente, ya que son incompatibles con la información de la realidad. Pero lo peor de todo no es esta información en si, sino que nos la están ocultando!

            Ocultar la información contenida en este libro conlleva permitir el sufrimiento sobre la Tierra, ya sea como consecuencia del hambre, de la enfermedad, por guerras, por pobreza, por injusticias y por muchas causas más. ¡Existe solución para todo! Esto es lo que es INTOLERABLE. Pero más intolerable es saber que existe un programa de despoblación planetaria, una eutanasia colectiva a través de múltiples vías: (1) la comida y las semillas modificadas genéticamente (2) tóxicos como el flúor en el agua y otros productos como pasta de dientes, (3) la industria farmacéutica, el negocio de las enfermedades y las vacunas (4) los Chemtrails o estelas químicas que espolvorean metales pesados y virus, (5) los campos electromagnéticos de todos los aparatos electrónicos, (6) la cultura del miedo, el terror, la amenaza constante del ‘terrorismo’ y el recorte de libertades como solución (7) el negocio de las armas y las guerras, (8) armas de destrucción masiva y control mental como HAARP, (9) tecnología nuclear, radiación nuclear, utilización de uranio empobrecido, bioterrorismo, (10) la utilización del dinero como medio para esclavizar al ser humano, ya que el dinero es únicamente deuda que se multiplica, (11) la utilización de nanotecnología como la enfermedad de Morgellons para matar, (12) la privación del uso de tecnologías limpias, de fuentes ilimitadas de energía (electromagnéticas) que resolverían el problema de la contamiNación y destrucción del planeta y su biosfera, (13) la negación y ocultación del Verdadero Conocimiento que podría liberarnos, tanto en la medicina como en un gran etcétera. 

            El psiquiatra, psicólogo y alquimista, C. G. Jung, decía, “uno no se ilumina imaginando figuras de luz, sino haciendo consciente la oscuridad, lo que ocurre es que este procedimiento no es agradable y por lo tanto es poco popular”. Si queremos una Nueva Humanidad, es necesario enfrentarse a la sombra individual y colectiva, para que se produzca, utilizando terminología Jungiana, un verdadero proceso de individuación colectiva con el fin de evolucionar hacia una nueva civilización espiritual y psicológicamente más avanzada. Si no nos enfrentamos a la oscuridad, haciéndonos conscientes de ella, ésta siempre gobernará nuestra consciencia desde lo inconsciente, desde lo oculto. Ya sea la sombra individual o colectiva, dado que aquello que desconocemos siempre tiene poder sobre nosotros. La única manera de recuperar el poder interno que todos tenemos, es reconociendo la sombra interna y externa e integrándola en nosotros; en otras palabras, encendiendo la luz que llevamos dentro, ya que la oscuridad es únicamente ausencia de ésta. Este proceso de integración conlleva inevitablemente numerosas muertes, tanto simbólicas como reales, llegado el caso. Pero es importante recordar las palabras de Martin Luther King, “Ignorar el mal es ser cómplice de él”. Si de verdad queremos un nuevo mundo, es imprescindible conocer la sombra para que en la construcción de éste, seamos realmente más libres, de lo contrario seremos como dice M. L. King, cómplices de ese mal que seguirá perpetuándose por nuestra ignorancia.

            Es importante que cada cual sea responsable e investigue por sí mismo toda la información presentada. No hay que creer, hay que saber, aunque este ejercicio sea costoso. No hay que creer a nadie, sino hacer los deberes e investigar por uno mismo, con una mente abierta, y siendo consciente de que ¡ la realidad supera la ficción ! Valga decir que, a pesar de que nunca antes había oído a alguien dar una visión integrada de lo que pasa en el Planeta, y que sin duda ha sido un privilegio poder estar presente en su exposición y conocer a alguien con su capacidad, valentía y fuerza, no puedo decir que esté en total acuerdo con lo expuesto por él. Sí en la visión global de la situación planetaria en la que nos encontramos y la urgente necesidad de despertar y actuar. Pero al margen de ello, pienso que tampoco hay demasiado tiempo para detenerse en los detalles, ya que la agenda de la élite global sigue avanzando y es necesario unirse sumando recursos para hacer frente a sus planes, como el de la vacunación. Es urgente la visualización y creación de un nuevo mundo a medida que éste se desintegra en su propia corrupción y degradación.

            A colación de lo anterior, sentí a lo largo del fin de semana que somos sin duda la resistencia, una resistencia que se reúne para informarse en un espacio bajo tierra (de forma simbólica, ya que la sala del hotel, estaba por debajo del nivel de la calle) y que no sabe cuantas más veces podrá reunirse… Hubo también un momento en el que se produjo mayor intercambio de información y recursos entre el público y el ponente para buscar soluciones y salidas a la posible implantación forzosa de microchips bajo la piel o a través de la vacuna. Alguien del público habló de cómo la utilización de imanes de neodimio pueden neutralizar los microchips. Pude sentir ese espíritu de colaboración entre desconocidos para ayudarnos unos a los otros, y poder salvarnos ante lo que está por venir.

            Algunas personas asistieron a la conferencia esperando básicamente información sobre piramidología, otro de los campos de los que Gabriel es un gran experto, y así lo expresaron en voz alta. Comparto la opinión de que hablar de pirámides y del beneficio que éstas tienen para nuestra salud y en la curación de enfermedades, es una información coja si no se conoce lo qué está ocurriendo en el Planeta. De hecho es más importante conocer la situación planetaria que las pirámides en sí, aunque la construcción de casas piramidales constituye una arquitectura que sin duda pertenecerá a la Nueva Humanidad. Personalmente no sabía nada de este tema, y quedé gratamente impresionado de su potencial. Me fui con la idea de que era posible a través de la influencia de la fuerza del campo de forma de la pirámide afectar a nuestro ADN y repararlo para reconstituir nuestra naturaleza original. La naturaleza de los ‘Dioses’ de los cuales somos a imagen y semejanza, pero con un ADN limitado.

            El secreto mejor guardado por la élite global es el secreto de “quiénes somos” realmente, y han hecho todo lo posible (a través del ocio, la creación de falsas necesidades y la esclavitud del trabajo) para alejarnos de nuestra fuente, ya que de lo contrario sus días estarían contados. Descubrir nuestra verdadera naturaleza es descubrir el enorme potencial que reside en nuestro interior. No somos seres unidimensionales viviendo en una realidad tridimensional. Somos seres multidimensionales en conciencia viviendo en una realidad multidimensional, y este hecho nos dispone de múltiples herramientas y conocimiento para reactivar lo que somos, transformarnos y ayudar a transformar el mundo en el que vivimos. Hemos de dejar el victimismo, el pensamiento pusilánime de que no podemos hacer nada y asumir la responsabilidad de cambiar el mundo cambiándonos primeramente a nosotros, tal como argumentaba Mahatma Gandhi: “sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Ser testimonio del cambio es fuente de inspiración para otros, y como suelen decir, una imagen, un testimonio, vale más que mil palabras y discursos.

            Para terminar, me gustaría recomendar para todos aquellos lectores que se sientan identificados con el arquetipo de guerrero, la inestimable ayuda que ofrece el Mito del “viaje del héroe”. Un camino que todos estamos recorriendo desde el momento en el que despertamos, abrimos los ojos, y reconocemos el estado de inocencia e ignorancia, de esclavitud y automatismo, de desconexión con nuestra esencia y atontamiento en el que vivimos. El mitólogo Joseph Campbell en su libro “El Héroe de las mil caras”, describe excelentemente el camino que en todos los tiempos y culturas de la historia conocida los héroes han atravesado. Despertando dentro de la comunidad, retirándose de la misma para iniciarse, y regresando para servir y transformarla con su conocimiento adquirido. Esto es precisamente lo que muchos estamos haciendo, y a mi entender, aporta mucha comprensión y fuerza saber que estamos siendo impulsados por un arquetipo universal! Adelante con la valentía y el coraje de iluminar la oscuridad con la luz de la Verdad!

«Un hombre lo puede perder todo, pero si pierde su libertad, ha perdido su vida. La Verdad os hará Libres y la Ignorancia Esclavos. Abrid los ojos y ayudad a que otros también los abran. Sólo abriéndolos seremos Libres».

Con esperanza y determinación, Pepón Jover 

«Nunca dudes de que un grupo de ciudadanos conscientes y comprometidos, pueden cambiar el mundo, de hecho siempre ha sido así».

Margaret Mead.

CAPÍTULO Iº

DOS GRANDES PROPÓSITOS: LIBERTADORES CONTRA ESCLAVISTAS

            Ocultos para la mayor parte de la Humanidad, hay dos planes, dos propósitos opuestos. Dos bandos absolutamente enemigos, porque sólo hay dos ideales supremos en contienda en el mundo: Los esclavistas y los libertadores. El capitalismo, el comunismo y todos los demás “bandos”, son sólo caretas de un mismo bando esclavista, cuya meta principal es crear pueblos de escaso intelecto, con toda clase de enfermedades, fáciles de gobernar y fáciles de someter. Violan de muchas maneras las leyes naturales, degeneran a las personas en sus sentimientos, con una historia falsa, con algunas religiones aberrantes y literatura pútrida; violan los intelectos con falsedades y dogmas pseudocientíficos, y así como crean pueblos, los hambrean, los someten y finalmente, para mantener sus reinados cuando la reproducción supera los recursos del mundo, los destruyen. Así ha ocurrido muchas veces sobre la superficie de este mundo, pero este libro sólo tocará la historia en sus partes esenciales. Lo importante es que ahora mismo estamos al borde del colapso demográfico, pero no porque no quepa gente en el mundo, sino por el despilfarro brutal de los recursos.

            Los planes de uno y otro muchas veces quedan ocultos pero los hechos son visibles, pueden analizarse con método científico. Existen conspiraciones elaboradas por ambos bandos y la principal diferencia está en que los esclavistas las hacen ocultamente, operan en las sombras, ponen a la cabeza títeres dirigentes, inconscientes ejércitos bélicos, una gran sinarquía económica y usan toda clase de mecanismos e instrumentos destructivos; mientras que los grupos libertadores conscientes, hacen conspiraciones abiertas, difundidas, con planes que se dan a conocer a todos y los mecanismos e instrumentos casi nunca son destructivos, aunque algunas veces hayan tenido que apelar a la fuerza e incluso enfrentar guerras que no han provocado, para sobrevivir o para realizar obras especiales de las que hablaremos más adelante.

            Este libro está escrito por el Bando Libertador, a fin de denunciar los planes y conspiraciones de los esclavistas modernos, así como para divulgar las soluciones reales que existen como alternativa a los mismos, ya que hay un gran problema demográfico de fondo, que afecta realmente a ambos bandos, pues estamos en la superficie externa de un planeta donde los recursos son cada vez más escasos y la población mundial crece de modo alarmante, dejando al planeta como un barco cada vez más lleno de viajeros, con las bodegas vacías y sin puerto donde atracar. Pero las soluciones son bien distintas para cada bando. Mientras los esclavistas propician la reproducción desmedida, prohíben o desalientan los métodos anticonceptivos según las necesidades estratégicas de lugar y momento para luego pasar por el genocidio (selectivo o no) a los “marginados”, los Liberadores proponemos una educación muy diferente, con enseñanzas científicas laicas, libres de dogmas académicos y religiosos, dejando la religión dentro de la opción familiar, y dicha educación no está exenta  de espiritualidad en su más puro y manifiesto estado. La base es el Conocimiento Eterno de Metafísica, que no siendo muy complicado de comprender, ha sido ocultado y distorsionado para que las masas no puedan salir de la esclavitud del materialismo como filosofía y como “forma de vida”.

Hay claves ecológicas para aplicar a la Humanidad sin perjuicio de nadie, sin necesidad de asesinar marginados porque nadie queda marginado; nadie queda como los obreros de la industria del mercado “despedidos” cuando ya no conviene a un patrón o empresa que sigan trabajando. Tampoco se da en la Ecologenia la necesidad “socialista” de pagar a gente en paro, pues no hay necesidad de paro en una sociedad inteligente y libre de corrupción. En un mundo Ecologénico, la Humanidad es realmente libre, individual y colectivamente; no hay lugar para el esclavismo en ninguna forma de las tantas que ha tenido desde que existe el dinero. Antes de ello también había esclavitud, por el mero hecho de que existen personas muy inteligentes con aberraciones psicológicas de las cuales el esclavismo, es la peor de todas. Pero en vez de avanzar la Humanidad hacia la Ecologenia, lo hizo por causa del dinero, hacia formas de esclavitud más refinadas, más disimuladas y hasta con la aprobación y participación de la masa esclava; sin darse cuenta que caería en la trampa más ingeniosa y efectiva jamás inventada, merced a su propia codicia y egoísmo. Estas aberraciones son el mayor factor de afinidad entre esclavos y esclavistas. Unos codiciando poco y otros codiciándolo todo, pero al fin, el juego quedó de tal manera armado que ahora la civilización se encuentra deprimida, atontada, impotente y sometida a los designios de unos pocos grandes conspiradores.

            Cuando hablamos de conspiraciones, los desinformados pueden pensar que somos “conspiranoicos”. El término se inventó para ridiculizar de antemano ante la opinión pública, cualquier denuncia o reacción contra las conspiraciones políticas que tanto favorecen (o son parte) de la mayor conspiración urdida en esta civilización: La de unas pocas familias esclavistas. Estas no tienen ninguna religión aunque intervengan en varias, ninguna bandera, ningún Amor, ningún lazo con nadie, salvo entre ellos mismos, por el simple conocimiento de que comparten el “ideal” de dominar al mundo. No está demás que el lector se instruya mejor buscando en otros libros e internet, pero en éste dejaremos las cosas bien claras, al margen de cuestiones históricas.

            Vamos a proponer cambiar el mundo, a hacerlo mejor, a romper muchos mitos, a desmontar los planes de los que gobiernan en las sombras. Ecologenia es la única alternativa para que la Humanidad pueda librarse a sí misma de las cadenas de la esclavitud a que viene siendo sometida.

ECOLOGENIA CONTRA DINEROCRACIA

            Este libro va dirigido a los católicos, a los judíos, a los musulmanes, budistas, sintoístas, hinduistas, satánicos y angelicales, a los pobres y a los ricos, a los patrones y a los empleados, a los egoístas y a los solidarios, de todas las razas, de todo el mundo… Porque todo el mundo está engañado. Todo el mundo vive lleno de prejuicios, miedos, odios, vicios y falsa información sobre la historia y sobre el presente. Algunos están mejor informados que otros, pero ni informados ni informadores dan respuestas claras y concretas, ni alternativas de solución para ninguno de los problemas mayores que agobian a la Humanidad. La finalidad  de este libro es ayudar a que despierten de los múltiples engaños en que vive la civilización global, a la vez que invitarles a participar en una salvación mundial, y no nos referimos sólo a “salvación espiritual” tan comercializada por los esclavistas, sino hablando de salvar nuestras vidas, nuestra libertad y nuestro derecho a la Felicidad y Seguridad. Existe una urgencia ya evidente hasta para los más dormidos, porque nuestras futuras generaciones hoy están amenazadas por la degeneración sexopática de la “ideología de género”, impuesta hasta en algunas escuelas primarias de varios países.

            A nadie le servirá darse por aludido o tocado en sus íntimas emociones y creencias, porque para comprender la Verdad hay que escuchar todas las campanas, liberarse de los condicionamientos de la educación, la tradición, la religión y la costumbre, cosas éstas que forman todos los prejuicios. No vamos a plantear aquí  “nuevas creencias”. Tampoco deseamos que nadie abandone la espiritualidad, sino justamente, ayudarle a encontrarla en su más puro estado: el de la Realidad, libre de dogmas. Es momento de recuperar su esencia, pero sin despegar los pies de la tierra, sin dejar de ver los errores a los que grupos de tiranos nos han inducido durante milenios, con el solo fin de esclavizar a todo el mundo, de ostentar el control y poder más absoluto sobre las todos los Seres.

            No deseamos que los lectores se hagan seguidores de nadie, ni pretendemos que “esté de acuerdo” en las opiniones, porque este libro no representa una “opinión”. Es producto de análisis en los terrenos científicos de antropología, psicología, sociología y política, con auxilio de ciencias de la información y ayuda de expertos en inteligencia de Estado, civil y militar, historiadores, etc. Aunque parece que no se trata de “ciencias exactas” hay cosas que son tan indiscutibles como las matemáticas, a pesar de lo abstractas que puedan parecer al intelecto común, demasiado expuesto a aberraciones educativas, a la distorsión de las ideas mediante el academismo interesado y manipulado, junto con la distracción ociosa de la mediática del sistema (en especial la televisión) que ha llegado a niveles en extremo vergonzosos y destructivos.

            Casi todos los Grandes Próceres en todos los países, han sido personas magníficas, con grandes ideales, teúrgicos de corazón, pero han caído casi todos, tarde o temprano, en las trampas de los esclavistas, por no poder o no saber anticiparse a las jugadas de los genios del mal, de los astutos “enfermos de poder” cuya inteligencia, si bien no hay que temer ni sobrevalorar, tampoco hay que despreciar o minimizar. Cierto es que sus conciencias -como explicamos enseguida- oscilan apenas entre la parte alta de la segunda dimensión de la conciencia y parte baja de la tercera (la conciencia puramente materialista), pero su nivel de inteligencia de ajedrecistas de élite, aunque es muy elevada, no tiene el ingrediente de Amor que posee el hombre de Cuarta Dimensión, el que Ama a la Humanidad, el que lucha por la libertad real del Reino Humano. La inteligencia de los esclavistas es agudísima, pero mediocre en el sentido más elevado de lo que es la Inteligencia como Principio Universal. Por eso, tarde o temprano caerá la tiranía que han establecido, pero depende de nosotros que sea por comprensión ahora, y no por sufrimientos extremos luego.

            Psicológicamente, los esclavistas son personas muy enfermas, aberradas en lo más profundo de su mente; basan su seguridad en su poder, no en su Ser. Desconocen la Felicidad como estado natural, teniendo siempre un arduo trabajo obsesivo para mantener el poder sobre los demás, cuya pérdida –creen ellos- sería la perdición de sí mismos. Muchos miembros de esa “sinarquía” (gobierno por contactos y amistades de conveniencia material), han muerto asesinados por sus pares ante desobediencias al grupo, pero más son los casos de suicidio, al verse retados, disminuidos, desacreditados o con algunas pérdidas financieras que impliquen pérdida de parte del poder.

            Los verdaderos gobernantes actuales del planeta, salvo honrosas excepciones, ya no son tan desconocidos. Se trata de los superbanqueros encargados de fabricar, manipular y dirigir el dinero, como medio que es para controlar la tecnología, la política, los ejércitos y a toda la humanidad.

            Para cambiar el mundo haciéndolo más justo, realmente humano, con una humanidad inteligentemente relacionada, feliz y no gobernada por tiranos desalmados, hay que conocer la Verdad, que “es amarga en la boca, pero dulce en las entrañas”. Luego es preciso difundirla mundialmente, que llegue simple y clara hasta el último confín de la Tierra, que la lean los señores de las altas finanzas, los que van en un avión, los trabajadores de las fábricas, los policías, los militares, los médicos, los campesinos y hasta los más sacrificados “garimpeiros” que dejan sus huesos en busca de diamantes en las profundidades de la selva. Por eso, Querido/a Lector/a, es también tu responsabilidad, comprender lo que aquí se expone y luego difundirlo. De lo contrario, las mejores ideas serían semillas sin tierra donde germinar.

            Todos los problemas del mundo están causados por los intereses de los esclavistas. El Hombre no es un ser naturalmente violento, aunque tenga una capacidad de defensa y ataque. A nadie en su sano juicio le gusta la guerra, pero la “educación” lo forma para ella desde todos los frentes. Los videojuegos son en más de un noventa por ciento, juegos de guerra. El hombre actual padece aberraciones psicológicas que serían fáciles de tratar con el método adecuado y que existe desde hace muchas décadas. Pero hoy padece de una aberración accesoria, que llamamos “mediatez”, es decir la idiotez aparente pero manifiesta en la práctica, fabricada por la desinformación, especialmente la televisiva por ser la más potente, pero que empieza en los manuales de historia de la escuela primaria, sigue en la mayoría de los libros-basura, en los supuestamente espirituales y en literatura que las editoriales del sistema sólo aceptan si va en conveniencia con los planes de gobierno mundial. Estos mecanismos son casi automáticos, toda vez que hace más de un siglo que las leyes del mercado han ido superando en concreción a las leyes de los países.

            La mayoría de los escritos de grandes maestros de la metafísica, psicología, filosofía y la antropología del siglo XIX y principios del XX, han sido adulterados (mutilados, interpolados, contrapolados, etc.), en una campaña mundial comenzada por los servicios de inteligencia de la sinarquía en 1956. No es que antes no se hiciera, pero ese año se inició la mayor campaña de infiltración en todas las escuelas de pensamiento, se compraron las editoriales más fuertes y todos los medios de comunicación; se empezaron a comprar todos los focos mediáticos, con lo que la pretendida “libertad de prensa”, es hoy una gran mentira, salvo contadas excepciones. Los intereses del mismo sistema de mercado han generado el resto: autocensura y temor, censura directa e indirecta, etc. Los servicios secretos de los pandilleros financistas no descansan, las noticias que nos llegan todos los días están siempre cuidadosamente filtradas por un sistema que funciona prácticamente en automático. Cualquier noticia pasará por cuatro o cinco grandes “agencias de noticias”, pero las locales que afecten al sistema,  por más idealismo que tenga el periodista, serán censuradas por los anunciantes. Una llamada de un anunciante importante que amenaza retirarse como cliente, ya pone al medio de difusión en aprietos. Basta que ello suceda un par de veces para que el propietario del medio establezca “normas” que son en realidad censura. De modo que el periodismo no se enfrenta a un censor del Estado o a un dictador, sino a un sinnúmero de pequeños, medianos y grandes tiranos económicos.

            Como iremos explicando, los factores son muchos, pero en síntesis, hay dos Grandes Propósitos: La esclavización de la Humanidad por un bando (cosa que prácticamente se ha logrado), y su liberación por otro. Una vez que se tiene claro a qué bando se pertenece, es preciso tener claros los medios y métodos que se van a usar. La liberación individual y colectiva es posible, pero sólo mediante la reacción de una “masa crítica” que es un porcentaje elevado de la población; especialmente de la clase intelectual, de las fuerzas armadas y del poder judicial de todos los países. Los que creen estar al margen de esto, son llamados “pasúes” (estorbadores) por los grupos liberadores, pero en realidad esos pasúes casi siempre son soldados inconscientes del bando esclavista. Nadie queda fuera de juego, todos somos piezas que los ajedrecistas tienen en cuenta a la hora de usarnos o combatirnos. Los liberadores son, en cambio, gente de mayor consciencia, aunque como hemos dicho antes, suelen caer en las trampas esclavistas en cuanto descuidan sus motivaciones y situación psicológica. Las vanidades, el ansia de poder “per se”, la soberbia y el creerse invencibles, ha destruido a muchos grandes hombres, haciendo que sus magníficas obras pasen a favorecer al enemigo que deseaban combatir.

            Los esclavistas han usado contra los auténticos políticos de mentalidad libertadora, en primer lugar, la tentación sexual y de riquezas, pero luego la corrupción entre sus filas y cuando todo esto ha fallado, el asesinato. Muchos otros han caído antes de ser famosos, pero la mayoría sucumben a las tentaciones apenas alcanzan el poder. Hoy apenas quedan valores políticos y los pocos que quedan están constantemente atacados, amenazados y mediáticamente ridiculizados; nada ha cambiado en casi diecisiete siglos.

            Pero ahora las cosas se han puesto en extremo graves. Los gobernantes ocultos consideran casi ganada la partida. De hecho, son los que mandan, son los que tienen en sus manos el poder del dinero (no hablamos de las “grandes fortunas”, sino del control del dinero en las finanzas de los Estados), controlan todo con el dinero, a los políticos de todo el mundo, salvo a tres o cuatro que les están parando un poco los pies. De modo que -como lo demostraron en dos guerras mundiales- tienen a su directa o indirecta disposición la mayoría de las fuerzas armadas. Pero lo que no tienen es el conocimiento de lo que siente el Hombre Libre de verdad. Hoy te tocar jugar a ti, Lector/a, porque estamos frente a un plan de genocidio como no ha conocido esta civilización anteriormente. Y existen abundantes pruebas de que la conspiración global es un hecho y sus planes también. Sólo hay que quitar la venda de los ojos, aunque es desagradable el panorama y a partir de lo que vemos, decidir qué vamos a hacer.

            En este libro se exponen unas opciones y métodos, de modo que, al terminarlo, sabrás exactamente cuál es tu rol, cualquiera sea tu trabajo, profesión y ubicación geográfica. Tu conciencia te dirá exactamente en cuál de estas tres opciones estarás:

    1.- Como contribuyente al genocidio que denunciamos. Quizá ya lo estás haciendo, engañado con promesas de elitismo o de “secretos de Estado” y supuesta protección del mundo con defensa del clima, participando en las fumigaciones (chemtrails) como piloto o como mecánico de aviación. Quizá ya te han invitado a uno de los varios bunkers que la sinarquía ha construido en Noruega, USA, Israel, Bolivia y otros sitios, y crees que luego vendrá un mundo mejor si esos planes se cumplen. Quizá eres un sirviente pagado para desinformar a la masa e informar a los amos. Recuerda que los obreros de los megalómanos y esclavistas, a lo largo de la historia, han sido asesinados en última instancia, porque los amos del mundo, en realidad matones de este planeta convertido en cárcel, jamás compartirán el poder contigo. Si traicionas a la Humanidad, recuerda que los esclavistas desprecian y asesinan a los traidores y que la Lealtad sólo se tiene hacia alguien cuando representa los más altos y benignos ideales propios; recuerda que los criminales no tienen “leales”, sino cómplices sometidos; que jamás podrás participar en un mundo mejor, sino que serás -hasta que decidan eliminarte- un miserable y  servil esclavo. Sólo tú puedes cambiar eso.

    2.-  Si no tienes ni idea de lo que estamos exponiendo, puedes seguir desinformado y no preocuparte de nada, seguir mirando televisión y partidos de fútbol, peleas de los “políticos” y anuncios para estar a la moda, en cuyo caso vas a ser un “pasú” más entre los muchos millones; víctima que ni se enterará de lo que está ocurriendo, de lo que se cocina en la altas esferas políticas, donde se decide tu vida, la de tu familia, de tus hijos, tus nietos y de todo el mundo.

    3.- Tienes la opción de informarte y decidir si vas a contribuir a hacer un mundo como el que has imaginado en tus mejores sueños. Porque ahora, sinceramente que no tienes mejor opción. Como explicamos más adelante, existe un problema que se llama “demografía”, del que ninguna ONG ecologista parece interesarse y justamente allí es donde está el quid de la cuestión, el meollo de todo el problema político global, como se explica más adelante en detalle. Aunque desde hace casi dos siglos los “dueños del mundo” han estado conspirando para mantener a raya el problema de la demografía mediante enfermedades, guerras y hambrunas, en este principio del siglo XXI el problema se ha hecho más grave y los “dueños” están preocupados. Por ello han desarrollado en su agenda una mentira más, llamada “el cambio climático”. La demografía se les va de las manos, la tecnología también y temen perder su poder. No es que falten recursos ni espacio, el problema es que el mundo queda pequeño y destrozado si se mantienen las actuales pautas políticas y económicas. La Tierra podría albergar a más de cien mil millones de personas viviendo como en un Paraíso, pero sólo bajo una Política Natural, con otros valores, con una distribución justa de las tierras y los recursos. La tecnología alcanzada ya sería suficiente para ello. Sólo hay que liberar la mente de la masa humana y lo demás viene solo.

            No te desalientes si parece que no compartes algunas ideas, porque para entender el fondo del problema es preciso que primero entiendas otros aspectos y detalles de la realidad global. Recuerda que estamos explicando para los más inteligentes, así como para los jóvenes y hasta los niños que pueden llegar a leer este libro, pero con iguales derechos a la comprensión, de modo que el objetivo es que no sólo entiendas, sino que vayas comprobando, al menos en forma dialéctica, cada punto del problema y sus alternativas de solución.

CAPÍTULO IIº
EL MITO DE LA CUARTA DIMENSIÓN

            Sin duda todo lector se sentirá “tocado” o “molesto” en uno o en muchos puntos de este libro, según su grado de inteligencia, su rigidez de criterios (mal llamada Fe) y -sobre todo- en qué dimensión se halle su conciencia. Por ello cabe ahora mismo la siguiente aclaración sobre un tema muy usado en los planes de desinformación masiva.  El mito de la “Cuarta Dimensión” a la que debe pasar la Humanidad (algunos hablan de la quinta, la sexta o más). No se trata de un factor “vibracional” ni tiene relación directa con la física cuántica o la teoría de los universos paralelos. En este libro no podemos ni debemos abarcar asuntos “esotéricos”, ya que nos enfrentamos a realidades muy terrestres, políticas, económicas y demográficas, pero iremos aclarando el panorama para evitar los efectos de la desinformación y las confusiones creadas por los agentes políticos de la sinarquía financiera.

            Los psicólogos de principios del s.XVI dividieron los estados de la conciencia según lo observado en infinidad de individuos, para hacer clasificación psicoantropológica, es decir una clasificación de individuos según su comportamiento. Como puede deducirse, Sigmund Freud no ha sido ni de lejos “el padre de la psicología”, sino sólo el padre de una escuela incompleta y en buena medida aberrante. Ya había un buen sentido de la psicología como ciencia en el siglo XVI y se estudiaba el comportamiento humano en todos sus aspectos y sus procesos. No evolucionó rápidamente porque los postulados obtenidos por los filósofos y psicólogos iban en contra de los intereses del mercado, de las finanzas y de las creencias religiosas que los dueños del dinero se disponían a difundir por todo el mundo.

            La filosofía académica del s.XVI ya dividía a la humanidad en tres “dimensiones”, aunque se referían estrictamente al desarrollo de la conciencia y no al “alto, largo y ancho” de la física. Y es importante comprender que la inteligencia cerebral y grado de abstracción disponible por el sujeto, no está directamente relacionada con su posición “dimensional”. La inteligencia inherente a la Conciencia funciona en base al Amor como sentimiento puro. Hay -cerebralmente hablando- genios e imbéciles en cada uno de estos estados dimensionales que explicamos:

La Primera Dimensión: Es la del YO. (Y sólo YO), la dimensión en que el individuo es bestialmente egoísta, sin respeto por otros seres, salvo el impuesto por el grupo y mínimamente necesario para obtener beneficios para sus placeres y supervivencia inmediata.

La Segunda Dimensión: Es la del YO y mi pareja, mis hijos, con sentido de “propiedad” como si fuesen objetos. Estos sujetos tienden a someter a su familia y cualquier otro individuo humano, cualquier otro es en su mente “objeto móvil”.

La Tercera Dimensión: Es la del YO y mi Familia (Y mi perro, mi casa, mis amigos, mis parientes, mi Patria…). Hay mayor respeto y menos -o ningún- sentido de “propiedad”, sino más bien de pertenencia, pero el individuo sigue siendo más egocéntrico que lo propio de un Alma evolucionada.

La Cuarta Dimensión: Cuando los filósofos decían que la Humanidad debía Trascender y para eso era preciso que alcance la “Cuarta Dimensión”, se referían a que el YO debe unirse a todos los demás Yo de seres Humanos en primer lugar, y posteriormente elevar o ampliar su Amor e identidad inteligente con todos los Seres del Universo, hasta alcanzar la Yoga (Unión) con lo Incognoscible, llámese Dios, Absoluto, Único o Eterno.

            En términos más mundanos, la cuarta dimensión es el estado de conciencia que alcanzará la Humanidad, únicamente en el caso que se logre el objetivo político de detener a los delincuentes que han provocado durante casi dos milenios la degeneración de todos los valores éticos y deontológicos, la destrucción ecológica del planeta; que han aberrado masivamente la psicología, llenándola de mentiras, falacias, engaños, distorsiones históricas y conceptos absurdos. No es posible alcanzar un estado superior de conciencia desde el estado de la esclavitud psicológica y emocional, pero también es difícil alcanzarlo desde la esclavitud física, manifestada en la política económica del capitalismo a ultranza.

CAPÍTULO IIIº
LA POLÍTICA ACTUAL

            Los problemas más graves del mundo no han sido generados por una supuesta naturaleza violenta del hombre. El hombre psicológicamente aberrado y políticamente engañado, es violento. Si es estrangulado emocionalmente por la miseria, por las deudas, por infinidad de deseos creados por la publicidad y frustrados por la “economía”, es violento. El hombre educado en una “cultura” falsa, contradictoria, fanática (de un club de fútbol con el que no gana nada, o cualquier otro fanatismo), científicamente dogmática y criado entre toda clase de mentiras por infinidad de pretextos cotidianos, es violento. Las aberraciones recibidas por engramas (inconscientes) y por “mediatez”, lo hacen violento. Los miedos y los odios lo hacen violento. Pero todo eso es impuesto en la psique por algunas religiones, la educación escolar desvirtuada, la mediática y hoy por las “enseñanzas” de las redes sociales controladas por algunos servicios de inteligencia de los esclavistas. Aprendemos a ser violentos desde pequeños y crecemos viendo violencia constante. A ello se agrega el efecto de las drogas y el alcohol, y los efectos secundarios de drogas como el prozac y muchas otras de consumo más habitual cada vez, que alteran brutalmente las funciones cerebrales. Hay un sistema legal cada vez más complicado y contradictorio, que busca detener con leyes y cárceles lo que debería tratarse con terapia y educación, pero tan corruptas las leyes como las alternativas, con terapias ineficientes, con educación represiva en vez que comprensiva… Así que entramos en un círculo vicioso del que casi ningún ciudadano escapa, manteniéndose la población al filo del delito a cada instante.

ABERRACIONES POLÍTICAS y EL COMERCIO JUSTO

            La idea de comercio es una aberración en si misma y que encima sea “justo”, una utopía de gente idealista pero ingenua. El comercio es algo que muchas civilizaciones que duraron milenios tuvieron absolutamente prohibido. En cambio, funcionaron con la mentalidad solidaria del reparto equitativo y sólo de ese modo pudieron abarcar extensiones políticas que hoy no alcanza país alguno. Los Romanos, Egipcios y otros en Oriente y las grandes culturas mesoamericanas no disponían de la tecnología actual, ni vehículos más rápidos que el caballo. Sin embargo pudieron desarrollarse y “conquistar” (que no es lo mismo que violar o invadir) a otros muchos pueblos. La historieta oficial y el cine nos cuentan que por la fuerza de las espadas, por la oratoria o por misteriosas dotes políticas y de convencimiento. Pero la razón era mucho más simple. Tan simple como que ponían en marcha un mecanismo natural, como podrá el Lector apreciar esbozado en este libro y compararlo con la “economía del mercado” que rige al mundo desde el siglo III de esta Era.

            El comercio es una idea que tiene que cambiar de raíz, de lo contrario ni “Verdes” ni ONGs, ni agrupación de ninguna clase tendrá éxito alguno en su búsqueda de soluciones (que siempre serán parciales y nunca de fondo), porque “comercio” implica “dinero” y el dinero es un valor artificial en manos de los más astutos y menos humanitarios, y en el mejor de los casos implica “trueque” que a la postre, viene a ser un juego donde sólo ganan los más hábiles y menos solidarios. Los trabajadores, mediante el trueque, terminarán -quieran o no- cambiando sus diamantes, esmeraldas y oro, por cuentas de vidrio. Los agricultores cambian su riqueza legítima por una quinta parte del valor de su mercadería, porque un ejército de mercaderes (intermediarios) vive a sus expensas.

            La Ecologenia es en realidad, la propuesta concreta  de recuperación de la política que la historia adulterada nos oculta, pero aprovechando las ventajas alcanzadas por la ciencia y la tecnología. Su fundamental premisa es la eliminación de la usura, que convierte al dinero en un valor en sí mismo, en vez que un medio de servicio justo. Finalmente, cuando el mundo entero viva bajo las pautas de la Ecologenia, es decir en el equilibrio y armonía con la Naturaleza del mundo y la verdadera Naturaleza Humana, no habrá “intercambio” de bienes y servicios, sino una justa “distribución”, lo que ha redundado en la antigüedad, en una abundancia superlativa, que implicaba tiempo de sobra para que cada individuo desarrollara sus talentos, a partir también de una educación con guía vocacional, en vez de tener que trabajar en cualquier cosa que no se desea, convirtiendo así el trabajo, en una carga o castigo.

            El resultado de la consciencia dineralizada de la sociedad actual, es la miseria extrema de la quinta parte de la Humanidad, la pobreza de más de la mitad del mundo, la vivencia ajustada y nunca justa del resto, cierto buen nivel para el uno por ciento de la población mundial y el poder económico pleno en manos de poco más de mil personas. Pero como casi todos, hasta los pobres, tienen un dispositivo de contacto con el resto del mundo, ven la situación mundial como un “gran logro de la civilización”, porque ni siquiera saben para qué viven, de dónde vienen ni a dónde van (o no les importa), o ni siquiera se han puesto a pensarlo. Aún así, si el Lector pertenece a esa categoría, le recomendamos leer hasta el final, porque sin duda, no volverá a ser el mismo y tarde o temprano agradecerá haber leído este libro. Dicen que el saber no ocupa lugar, pero vaya haciendo un lugarcito en su mente, porque el verdadero saber hace “abrir los ojos” y remueve toda clase de porquerías inculcadas y acumuladas durante la vida. Tendrá que sacudirse ideas como la del “comercio justo” que es más o menos como decir “esclavitud humanitaria”, “engaño legítimo”, “enfermedad saludable” o “tortura piadosa”. En el comercio lo que hay es intención de ganar y siempre habrá quien quiera ganar a costa de quien sea, a costa de lo que sea y como sea. La verdadera distribución justa de bienes y servicios, de atención médica, de seguridad y de educación, no tienen nada que ver con la palabra “comercio”.

Conspiraciones y conspiranoicos:

            El plan de dominio mundial que comenzó hace poco menos de dos mil años, parece una teoría paranoica solamente a los “analfabetos políticos”, a desinformados y a la gente poco pensante. Cuando se forma un partido político, técnicamente se hace una “conspiración” para acceder al poder, con los mejores o los peores ideales, pero conspiración al fin. Cuando un grupo de inversores se reúne para hacer un plan comercial, técnicamente se reúne para “conspirar” en pos de ganancias económicas. Así que el término “conspiranoico” es una creación para desalentar y ridiculizar de antemano las denuncias de los ciudadanos más informados. Como es lógico, hay una diferencia entre “reunirse para hacer algo” y “reunirse para conspirar”. Hay varias diferencias, pero las dos mayores son la intención egoísta con daño consciente para otros y el secretismo (lógico, dada la intencionalidad).

            Los planes políticos no debieran estar fundados en conspiraciones, pero ciertamente las hubo a lo largo de toda la historia y las hay en la actualidad más que nunca. La mayor parte de esas conspiraciones son a la vez políticas y económicas. Pero la sociedad está como peces en el agua turbia, que no ve quién es el pescador. Suponen realmente que los bancos son “entidades públicas”, cuando son empresas privadas, sociedades comerciales (anónimas o no). La Reserva Federal de USA sólo tiene de “federal” el nombre. Es una empresa de tipo Sociedad Anónima, pero con muy pocos “accionistas” que se conocen muy bien entre si, que tienen pactos “sagrados”, como los de cualquier mafia. Nadie da información fiable sobre su constitución, pero ha quedado bien claro para todos los investigadores, que los cuatro o cinco más famosos y ricos banqueros están a la cabeza, rigiendo desde ese banco a todos los demás del mundo. Si el Lector busca en Internet “Nesara”, hallará más datos.

            Lo que se presenta en los medios como “Teoría de la conspiración”, es más bien un teorema, que puede resolver cualquier ciudadano con algunas neuronas libres de “mediatez”. Si el gobierno de USA, -como casi todos los gobiernos del mundo- le debe dinero a los bancos ¿Quiénes son esos acreedores? ¿Cómo se llamaría al “negocio” que se ha hecho a espaldas del mundo, en total secretismo, comprando a políticos corruptos para dar a los bancos poder sobre todo, incluido sobre los propios gobiernos nacionales? ¿Acaso se puede pensar que las reuniones del Grupo Bilderberg, realizadas con el mayor sigilo posible, no son conspiraciones?

            Cierto es que dichas reuniones son una tapadera y en ellas se juntan sólo los socios menores, es decir los “empleados mayores”, haciendo de blanco para los espías rebeldes, los periodistas especializados, para “pulsar reacciones”, tanteando el terreno social, pero… ¿Cómo le llamaríamos a lo que supuestamente traman? Y peor aún: ¿Cómo le llamaríamos a las verdaderas reuniones de los verdaderos todopoderosos señores, dueños de las más altas tecnologías, que pueden reunirse sin que ningún periodista fisgón les moleste? No creerán los lectores que esa gente pueda ser pillada sin más, por un periodista, o que tengan necesidad de reunirse en un hotel famoso… Decir que existe una tendencia patológica que sufren los llamados “conspiranoicos”, es una vil calumnia.

POLARIZACIÓN:
            
Es una de las tácticas más remanidas, pero no por ello ineficaz. Se trata del bien conocido “dividir para reinar”, pero no sólo dividiendo los estamentos de poder que el poder mundial controla con el dinero. También se trata de mantener a la población completamente polarizada, mediante la pornografía en todas sus formas, incluida la deportiva (mirar cómo juegan otros), generando infinidad de escándalos y entretenidos partidos y luego largos programas para comentarlos. Polarizando las opiniones evitando que la razón lleve a los discutidores a un terreno intermedio, razonado, inteligente. Podrá verse este fenómeno en mil cosas, pero vamos a la polarización política, que ha sido siempre la cumbre de la táctica y la más evidente aplicación.

            La supuesta democracia se fundamenta en la falsa idea de que el pueblo gobierna y lo hace a través de sus representantes. Esto únicamente sería -más o menos- factible si no fuese que los intereses económicos son siempre los que determinan a la corta o a la larga, toda la acción de gobierno. Pero en todo caso, las elecciones no se hacen porque los políticos rindan exámenes y oposiciones. Se vota a “partidos”, o sea a entidades que supuestamente representan una ideología. Sin embargo, toda diferencia queda sólo en las formas, no en el fondo. Los políticos, como ya dijimos, tienen que ocupar la mitad de su capacidad de trabajo, tiempo y recursos, para llegar al poder y seguir haciéndolo para mantenerse. Nadie puede negar que la conducta evidente, tanto en el poder ejecutivo como en el legislativo, sea un cúmulo de vergonzosas peleas dialécticas y a veces a puñetazo limpio. Imagínese cuál es la perspectiva de una familia donde papá  y mamá están divididos en “dos ideologías” que no sean el cuidado y protección de la familia; que estén constantemente discutiendo formando dos bandos rivales con los hijos y hasta golpeándose. ¡Y todo porque supuestamente desean lo mejor para los hijos…!

            Lo que buscan los políticos en esos debates cargados de hipócrita diplomacia e insultos disimulados o no, no es lo mejor para el pueblo, en la mayoría de los casos; pero los pocos políticos honestos no tienen ni remota posibilidad de hacer valer sus argumentos. Porque en una sociedad donde los valores económicos y el individualismo priman sobre cualquier otro en la crudeza de la práctica, sólo ganarán los más astutos, los mejor pagados, los que insisten una y otra vez en imponer leyes pedidas por los especuladores financieros. Si una ley no es promulgada a gusto de los financistas hoy, lo será luego, más tarde o más temprano. El proceso corruptivo de los intereses es lento pero inexorable. Se podría decir que en el comunismo eso no pasa, sin embargo los países comunistas no dejan de usar dinero, de modo que en el mejor de los casos hay un “capitalismo de Estado”. ¿Y qué pasa con los Estados así dirigidos? Pues que si el gobernante es honesto, habrá una justicia social, un progreso real, una distribución equitativa de riqueza y recursos en general. O sea un “socialismo”. Pero en la práctica, la mayor parte de los “socialistas” sólo lo son de nombre. Auténticos hay muy pocos y para la prensa internacional esos auténticos son “dictadores”.

            ¿Pero qué pasaría si ese gobernante llega a abolir completamente la usura? Que llegado el momento puede que intente abolir el uso del dinero, porque hay otras maneras muchísimo más eficaces de administrar una sociedad, sobre todo si ésta es solidaria y educada, en vez que egoísta y animalizada. Entonces hay que prepararse para que la pandilla multinacional y apátrida reaccione -tal como lo tienen previsto-, moviendo todos los mecanismos que controlan, llevando al gobernante “rebelde” a una constante difamación, demonización mediática y poco tardan en promover una guerra moderada según sus conveniencias, o una guerra mundial si el país es poderoso y el ejemplo empieza a cundir. Hoy ese riesgo es ínfimo considerando la situación demográfica, las crisis fabricadas por los propios usureros (que se les puede ir de las manos) y ante la perspectiva que irá viendo el Lector, no quedan muchas opciones. Ni capitalismo ni comunismo son alternativas válidas. La única alternativa es volver a la Política Natural del Ser Humano, lo cual dependerá de la suma de voluntades de cada pueblo y de que aquellos que estudien y entiendan la Ecologenia (no es necesario ser un genio), tomen en primer lugar el papel de divulgadores, que difundan por todos los medios a su alcance este Movimiento y sus características, y vayan aprendiendo el rol de líder. No es ni fácil ni difícil. Hay personas que nacen con el talento del liderazgo y otras lo desarrollan, pero aún los que lo tienen innato, han de aprender sobre la verdadera historia política mundial para aprovechar la experiencia colectiva, así como la Ecologenia en su fondo, sabiendo así cuáles y qué formas puede adoptar según la idiosincrasia de cada población.  SIGUIENTE PÁGINA…

PUEDES VER TODOS LOS LIBROS DE GABRIEL SILVA Y RAMIRO DE GRANADA EN
ESTE ENLACE